Per la versione in italiano clicca qui

Dos días, una noche es el último trabajo de los hermanos Dardenne, conocidos por el extremo realismo de sus películas, producidas de forma más barata y con actores no profesionales, pero no es el caso de Dos días, una noche, ya que los Dardenne eligieron como protagonista Marion Cotillard. Seductora, magnética, pero sobre todo buena actriz, la Cotillard da vida a un personaje inolvidable, el de Sandra.

Sandra acaba de salir de un largo período de depresión que la ha mantenido lejos de su trabajo. Ahora está bien, lista para volver, pero sus colegas están acostumbrados a trabajar sin ella, haciendo un par de horas de straordianario. El dueño de la fábrica pone la decisión en las manos de sus empleados: reintegrar Sandra en la fabrica o despedirla y a cambio obtener un bono de 1.000 euros. La primera votación, condicionada por el jefe de departamento, termina con el voto a favor del despido. Juliette, amiga y colega de Sandra, consigue que se vote una segunda vez, el lunes. Sandra tiene dos días y una noche para encontrarse con todos sus colegas y convencerlos a renunciar a sus bono de 1.000 euro. Así empieza, a regañadientes, el camino de la cruz de esta mujer para no perder el trabajo.

Un tema de actualidad que, por desgracia, no puede dejar de golpearnos ya en su primer encuentro; puerta tras puerta, los hermanos Dardenne transforman esta película realista en una especie de thriller que nos mantiene en suspenso hasta el voto final. Sandra, aún tan débil que depiende totalmente de sus píldoras, que se siente sola y abandonada por todo el mundo se hace fuerte, con la ayuda fundamental de su marido, para seguir adelante no obstante los primeros no de los colegas. La fuerza de esta película es la Cotillard (hermosa, incluso sin maquillaje) que da vida a la perfección a una mujer cansada, desmoralizada, cerrada en sí misma, como la mas frágile de las personas. A lo largo de la película que no podía dejar de preguntarme qué habría hecho en su lugar, si iba a ser capaz de encontrar la fuerza para encontrar todos los colegas, si yo sería capaz de pedir misericordia sin perder la dignidad. Al mismo tiempo, las historias de muchos colegas son tambien nuestras historias: una familia que no puede renunciar al bono porque tiene hijos a la universidad, el jefe de familia que ya hace el doble trabajo, ya que no llega a fin de mes o el inmigrante que no puede votar por Sandra para no hacerse los otros colegas enemigos. Mil euros son una bendición y todo el mundo está listo para pasar sobra el cadáver del próximo al fin de no perderlos, sin parecernos por esto mala gente (bueno, casi nunca), y cómo la misma Sandra tratamos de entenderlos. Con el ruido de los coches y los gritos de los niños que juegan en la calle como banda sonora, con una estructura repetitiva y sin embargo no aburrida, los Dardenne nos muestran lo feo de nuestra sociedad en tiempos de crisis, siempre a punto entre un mors tua vita mea, pero encendiendo una pequeña luz de esperanza con un final no del todo obvio!

due giorni una notte

la fenomenal interpretación de Marion Cotillard en Dos días, una noche le ha hecho ganar la nominaciones a los Oscar 2015 como mejor actriz protagonista. Suerte Marion!

One thought on “Dos días, una noche | Un drama actual | Reseña 9,5/10

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *